Tal vez hayas escuchado en alguna ocasión el termino de lectio divina. Y como yo, en algún momento te haya entrado la curiosidad sobre de qué es, qué significa y como se realiza…

En primer lugar, y gracias al apoyo de un sacerdote, te comento que la pronunciación correcta es: Leccio Divina, ya que es en realidad un termino en latín que como te imaginarás nos dice “lectura divina”.

Es un método para acercarse a la Palabra de Dios y penetrar mejor en su significado. Esta es una tradición que nuestra Santa Iglesia Católica ha llevado a cabo por largo tiempo.
Es hacer una lectura “creyente” de la palabra. Nos acerca a Dios a través de su palabra y nos permite ver la voluntad de Dios para con nosotros.
La sencillez de su lectura nos permite seguir a través de ciertos pasos el entendimiento de la palabra de Dios para nuestro día a día.
Estos pasos en principio fueron varios y se han ido simplificando hasta llegar a lo que hoy tenemos. Pero no por simplificar los pasos, se hace lo mismo con el dicernimiento de la lectura. Es un tiempo especial para dedicar a Dios y por tanto no es algo que nos tome solo 5 minutos.
Conforme te adentres en esta forma orante, el tiempo se irá extendiendo pues te envuelve Dios en su palabra que es fruto gratificante.
Para nuestro caso, dividiremos la Lectio Divina (leccio divina) en 4 pasos principales.
Pero sobre todo, lo principal, como recomendación personal es invitarte a invocar al Espíritu Santo previo a la lectura, para que sea nuestro guía en este bello proceso.

Oración al Espíritu Santo:
Ven, Espíritu Santo,
llena los corazones de tus fieles
y enciende en ellos
el fuego de tu amor.
Envía Señor, tu Espíritu
y todas las cosas serán creadas
y se renovará la faz de la Tierra.
Oh Dios,
que has instruido los corazónes de tus fieles
con la luz del Espíritu Santo,
danos a saber rectamente la verdad
según tu mismo Espíritu
y gozar para siempre de tus consuelos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.

Muy bien, ahora si, los pasos para una lectio divina adecuada son:

1.- Lectio (Leccio – lectura)
Realizar una lectura de comprension de un pasaje biblico. Dentro de la lectura es seguro que encontrarás algo que te llame la atención; algo en lo que tu mirada se enfoca o se te queda grabado. Anotalo, subrayalo o marcalo.

2.- Meditación (Meditatio)
Hemos leído la palabra de Dios. Es momento de reflexionar y hacernos las siguientes pregunta:
¿Qué me dice a mi el texto?
¿Recuerdas que algo te llamó la atención de la lectura? ¡Bien, es posible que eso es lo que Dios busca que medites!
Te parecerá curioso, que esos textos te llaman la atención porque posiblemente estas pasando por un momento de tu vida que te hace identificarte con ese texto en especifico. Es Dios actuando, permítele actuar en ti. Medita y busca descubrir el mensaje de Dios para ti en esas líneas.

3.- Oración (Oratio)
Una vez que hemos meditado lo que hemos leído, e identificado lo que Dios me quiere decir. Es momento de agradecer y pedir perdón. Es momento de solicitar su intercesión para actuar conforme a su voluntad.
Debemos abandonarnos a sus manos, abriendo nuestro corazón a su presencia.
Es hora de entregar nuestra voluntad a través de la oración a sus designios.

4.- Acción (Actio)
Hemos llegado a este punto, donde anteriormente leímos con profundidad, antentos y lentamente, saboreando cada palabra que Dios nos presenta. Hemos meditado sobre aquellos puntos que nos llamaron la atención y nos cuestionamos ¿Para qué Dios me presenta esto?¿Qué dice el texto para mi y como lo aplico hoy en mi vida?…
Llegamos a la oración, pidiendo que a través de ese dicernimiento entendamos que busca Dios de nosotros y para nosotros, pedimos en oración fortaleza, agradecimiento y perdón.
Llegamos al momento de actuar. Aquello que hemos descubierto y por lo que hemos pedido, es tiempo de convertirlo en acciones, en obras. Es convertir la relación de Dios con nosotros y viceversa en un movimiento que nos lleve a evangelizar, a transformar nuestra vida por el evangelio. La acción nos lleva a ser motor que invite a otros a seguir la voluntad del Señor.
En pocas palabras, hacer presente el Reino de Dios en nuestro mundo.

Es así que en cuatro pasos hemos realizado una profundización sobre la comunicación verdadera de Dios con nosotros.

Un ultimo detalle que pudiese parecer obvio, sería el buscar hacer esta lectura desde una biblia católica. Quizás para el ojo no entrenado, toda biblia parece la misma, pero no es así.

Una biblia católica tiene la fidelidad de los primeros tiempos. Biblias actualizadas por otras sectas se han visto manipuladas (o mutiladas según se quiera ver). Distorsionando el mensaje real que Dios nos ha dejado en su sagrada palabra.

¿Cómo identificar una biblia católica de otra que no lo es? Eso lo veremos en el siguiente tema a tratar. “Características de una Biblia Católica”.

¡Gracias por leer este artículo! Si tienes dudas o comentarios por favor, siéntete libre de dejarnos tus comentarios. O escríbenos: contacto@nopierdaslafe.com Soy tu amigo: Gonzalo.

¡Bendiciones!

Compartir