San Chárbel fué un sacerdote libanes nacido bajo el nombre de Yusef Makhlouf el 8 de mayo de 1828 en Bakafra, un pueblo ubicado a 140 km de Beirut la capital del Líbano, fue el quinto hijo de Antun Makhlouf y Brigitte Chidiac. Su padre muere cuando este apenas tenía tres años y su madre se vuelve a casar con un hombre muy devoto a quien Yusef ayudaba en las labores de la iglesia y del campo, a sus catorce años ya pastoreaba ovejas y frecuentemente se retiraba a una cueva en donde pasaba horas en oración mientras las ovejas pastaban. Gracias al ejemplo de su padrastro y de dos tíos maternos que eran ermitaños de la Orden Libanesa Maronita, Yusef siendo aún adolescente ya llevaba una vida ascética y de profunda oración.

A los 23 años siente el llamado de Dios y en 1851 decide entrar el Convento Maronita de Ntra. Señora de Mayfouq, cambiando su nombre bautismal por “Chárbel” (Fray Chárbel). En 1853, en el convento de Anaya, profesa los votos perpetuos como monje y en 1859, el 23 de junio, es ordenado sacerdote. El Padre Chárbel se destacó por su inmenso amor a Cristo, su vida de oración, ayuno y sufrimientos, así mismo por la predicación y por el don de sanar enfermos que, para los creyentes, continua incluso después de su muerte. En 1875 decide llevar una vida ermitaña hasta su muerte en la víspera de navidad de 1898.

Compartir